top of page

El amor en las ventas

Cuando nos comentaron que en febrero la columna estuviera relacionada con el amor, pensé como poder relacionar algo de ventas y el amor, pero solo me llevo unos minutos para darme cuenta, como tiene mucho que ver el proceso de ventas con el amor en pareja. Así que… derramemos miel.


Recordemos nuestras citas más románticas y a la vez imaginemos que estamos vendiendo nuestro producto o servicio:


1. Amor a primera vista

A cuántas nos ha pasado en la escuela, gimnasio, trabajo, etc, ver a un chico súper guapo y como ya le echaste el ojo, los días que sabes que lo verás, te maquillas más, te pones la ropa con la que sientes te ves más guapa, en fin usas tus mejores recursos, para que se fije en ti, buscas la manera de llamar su atención, ahora bien cuando vendemos es lo mismo, si decidiste vender algo es porque tú ya te enamoraste de ese producto o servicio y lo quieres compartir con los demás así que empiezas a usarlo, hablar del, promocionarlo, le haces publicidad a tu producto estrella, el que sabes que a todos cautiva, en fin haces todo lo posible por llamar la atención de tu posible comprador para que se fije en ti, en este caso lo debes hacer todos los días, nunca sabemos a quién le puede interesar lo que vendemos, por lo tanto cada vez que podamos, debemos dar a conocer lo maravilloso que es el producto o servicio que estoy vendiendo para cautivar a alguien.


2. La primera cita

De una u otra manera tratabas de llamar la atención de ese chico, así que un día te habla y no solo eso sino te invita a salir, y empiezas a sentir esas maripositas en el estómago, le hablas a tu mejor amiga para que te de su mejor consejo, te diga con que ropa crees que te ves mejor, nos ponemos 1 y 1000 cosas pues no podemos desaprovechar esa oportunidad, para cautivarlo, ahora veamos esto del lado de ventas como exhibías tanto tus productos, los mostrabas en redes sociales, siempre hablabas de ellos, los usabas, por fin ese cliente al que querías cautivar te contacta para que le des informes y tal vez no sentimos mariposas en el estómago pero si ese sentimiento de felicidad, que tu trabajo está dando frutos y se están interesando en él en este caso, igual que en la primera cita no puedes desaprovechar esa oportunidad y pues quién más va hablar mejor de tu producto, que tú, que lo conoces súper bien y estas convencida que es el mejor, así que preparas tu producto estrella o bien te enfocas por el que te pidió informes, preparas 2 ó 3 más porque tal vez puede haber una segunda cita o desde esta primera lo cautivaste y quiere conocer todo sobre tus productos.


3. Se vuelven novios

Tu cita fue todo un éxito y tanto tu como ese chico salieron felices de esa primera e inolvidable primera cita, así que ambos corren a platicarles a sus amigos más cercanos lo bien que les fue y se dan una y mil salidas más para conocerse hasta que se vuelven novios, en ventas es lo mismo si tú lo convenciste de que lo que vendes es bueno probablemente en ese primer acercamiento te compro algo o te pide una siguiente cita para conocer más de tus productos, por lo cual empiezas a ver que hay interés y así empieza a comprarte una y otra cosa y te recomienda con sus amigos y conocidos a contarle lo fantástico que es tu producto o servicio y empieza a conocer cada vez más y más lo que vendes y quiere saber todo de esa marca.


4. Se casan (se juran amor eterno)

Hubo un sinfín de salidas más, fueron unos meses o años novios, supieron superar esas diferencias, amaron lo mejor de uno y del otro, se dieron cuenta que son el complemento perfecto, simplemente son el uno para el otro, se dan el sí acepto y se casan, en ventas es igual empezaron a usar tu producto tu diste lo mejor de ti, si tenía una duda tu cliente siempre estuviste dispuesta a dar el mejor servicio postventa y claro nadie es perfecto tal vez alguna vez hubo un contratiempo, pero hiciste lo mejor para solucionarlo y le mostraste que tu producto o servicio era el mejor para él, así que se logra esa relación de lealtad, donde a pesar que existan productos similares ya no te cambian por nada y se da esa lealtad a la marca y en muchos casos también al vendedor.


Conclusión: cuando vendemos, tenemos todos los días una nueva oportunidad de enamorar a alguien de mi producto o servicio hasta algunas veces volverlo amor. Al redactar este artículo me recordó la película como si fuera la primera vez (50 first dates), todos los días debemos de buscar una y mil maneras de como buscar la atención de ese posible cliente, probablemente algunos días, muy pocas personas o nadie nos preguntará, pero otros si, ustedes den lo mejor de sí, promuévanlo, úsenlo, busquen una nueva manera de llamar la atención de un posible consumidor todos los días, para que así de tanto que lo vean, un día sin duda se acercaran a preguntar por lo que vendes y posiblemente empiece toda una relación de compra y venta hasta llegar a enamorarlo, cuidemos siempre a ese cliente que ya tenemos para no perder la chispa de ese amor, no hagamos eso que a veces pasa, que ya que nos compró y pensemos que lo hará siempre y si nos pregunta algo lo dejemos aún lado por enamorar a los demás, recuerden que cada vez hay más y más productos en el mercado similares, así que no debemos perder a los que ya tenemos y debemos seguir con esa búsqueda continua de nuevos clientes, siempre busquemos técnicas para seguir enamorando a nuestros clientes para que así se de una relación de verdadero amor entre mi producto o servicio y mi cliente.


Conoce a Gemma Espinal


Licenciada en comercio internacional con Maestría en Administración con experiencia de más de 15 años en industria privada y gubernamental en el área de ventas, compras, producción y almacén, más de la mitad de su experiencia ha sido en el área de almacén seguida de ventas. También cuenta con experiencia docente en diferentes áreas económico – administrativas.

bottom of page