top of page

Un camino llevadero


¿Cómo ayudar a otros que están pasando por la adversidad?


Muchos buscamos ser una fuente de alivio, consuelo o acompañamiento para nuestros seres queridos, en especial cuando se presentan situaciones de riesgo, ruptura o adversidad.


Por ejemplo, cuando alguien tiene cáncer, puedes ayudar con la recolección de tapitas para la compra de materiales y medicamentos, terapias, el apoyo económico personal y a través de las redes con las recaudaciones que se buscan para diferentes casos, dar cursos, entre otros tipos de maneras generalmente voluntarias o profesionales. Para los pacientes, sus familiares y/o cuidadores también está el apoyo económico y rehabilitación, cursos, u otras terapias para la recuperación física que son sumamente importantes y brindan seguridad y alivio cuando esa enfermedad mejora o se elimina.


Quiero compartir que, yo que tuve Cáncer Cerebral, desde la perspectiva de paciente tuve la oportunidad económica para la cirugía, estudios, tratamientos, y rehabilitación… fueron súper importantes para mi recuperación y en sentirme mejor en cuanto a estar físicamente curada de esta enfermedad tan grave; un primer gran paso, mas no fue sanar.


Algo tan fuerte no es solamente entrar y salir del Quirófano, conlleva todo un proceso. Ayudaron a sentirme mejor en otros aspectos y al final sané a través del amor, compañía y escucha de otros junto con el reconocimiento y aceptación propia.

En todo momento (antes, durante y después) tuve esa necesidad de no estar sola y con sentimientos de culpa y/o vergüenza, y a la vez atravesando muchas otras circunstancias con miedos y sufrimientos que partían de mi misma ¨triste¨ situación. Necesidad de tener a mis seres más queridos a mi lado, de expresión, de ayuda en cosas específicas, de sentirme cuidada, querida y de desahogo.


Por esto pienso y personalmente defino esa sanidad de mente y alma como parte de la cura. Uno no puede estar totalmente curado de un cáncer terminal, incluso alguien sin enfermedad, si le falta estar en paz con su presente. El acompañamiento definitivamente es la clave para tener un camino más llevadero y conseguir el equilibrio sanador y transformador. Es en lo personal el mejor apoyo, que provee y con el que también puedes ayudar a otros a adaptarse a su situación actual y volver a conectar con nuestro centro (el amor). Necesitamos del otro.


El acompañamiento es de los mejores servicios voluntarios o involuntarios que puedes dar y recibir, pero no todos conocemos qué hacer o decir, cómo expresar de la mejor manera nuestras intenciones en momentos tan difíciles. Se ha vuelto casi indispensable el acompañamiento con seguimiento por parte de Psicólogos, Tanatólogos, Religiosos, y otros profesionales que sepan escuchar y entregarse en actitud positiva, respeto, prudencia, disposición, confidencialidad, etc.; y sin juzgar.


Al existir una conexión y cooperación entre dos o más personas se forma una relación que nos hace sentir confianza y ser parte de un grupo que nos cuida y a la vez cuidamos, que nos puede dar calma y disminuir estrés.


Aunque no todos tengamos el profesionalismo conveniente en cuanto a educación y experiencia; somos humanos capaces de estar y ayudar con amor. Por supuesto que es necesario tener límites en mente para ayudar de una manera más correcta y no perjudicar más al prójimo.


Nos gusta imponer nuestras ideas de lo que pensamos puede ayudar y generalmente con las mejores intenciones, pero al fin es algo personal que puede llegar a ser molesto porque a la persona a quien se lo dices está pasando por un momento muy complicado y agobiante; lleno de dudas, incertidumbre, temores...


A esto, se le ha llamado positividad tóxica, que es mejor evitar. A veces no reaccionamos de manera positiva en automático y no empatizamos con la perspectiva del que fue diagnosticado y que se encuentra vulnerable en la batalla de reaprender, reconocerse y reinventarse a partir de su nueva realidad.


Viví diversas situaciones de las que expongo algunas en manera de ejemplos, y además 5 tips para el conocimiento y criterio de cada quién, ya que hacen sentir mejor cuando se enfrenta una crisis. Estos pueden llegar a servir en otros casos en los que en vez de tratar de arreglar a la persona que está en una crisis como ésta, puedan buscar mejorar ese acompañamiento con el fin de que tenga un camino más llevadero hacia su bienestar integral.

Ejemplos de comentarios y pensamientos en respuesta:


1. ¿No sabía que tenías Cáncer?Cristy ni sabía que tenías Cáncer

R: ¿Con qué fin me lo repiten tanto y lo cuentan a otros tan sorprendidos y por qué no me lo dijeron?

Quizá y haya sido ignorante al tema, pero a mí nadie me lo dijo o explicó. Me avisaron que tenía un tumor, pero tumores hay de muchos tipos. Un tumor no necesariamente es Cáncer.


2. Hay mucha gente que quisiera verte y que te tienen cariño… Deberías dejar que vengan a verte al hospital. Cómo quisieran entrar a verte.

R: Pero hay gente que no conozco bien y son más sus amistades que las mías. ¿Qué es lo que no se entiende cuando desde un inicio pedí que solamente familiares podían entrar al cuarto? No quiero avergonzarme más, o sentirme mal o pensar que vienen por morbo y luego lo anden platicando cuando por ejemplo mis más amigas y otras personas menos apegadas a mí me vean en este estado. Las que han llegado a acompañarlas a ustedes en la sala de estar ya me hacen sentir que hay un círculo de amor más grande del que yo veo, y aunque estén afuera han demostrado un gran cariño.


3. Qué bueno que ya sales del hospital y ya estás bien.

R: También estoy feliz de salir porque el que te den de alta es como símbolo de que estás estable y en un mejor estado, pero igual no ha terminado porque tengo miedos a lo que todavía duele, a lo que sigue de estudios que no conozco y a las rehabilitaciones, a una vida ¨nueva¨ y diferente.


4. Todo es mental, quizá si no lo pensaras tanto se te pasa o se quita.

R: Es verdad que pensarlo tanto y darle la vuelta a lo negativo te puedes hacer ideas falsas, pero no es totalmente así, también es ya secuela física, pero no la viven ni se las deseo. No lo preguntan o se las describe el Médico; y así como yo, ustedes también se tienen que dar cuenta de lo que tendré desde hoy y probablemente para siempre.


5. ¿Tienes o vas a ir con un Psicólogo? Te he visto muy enojona y distante. Deberías tener uno.

R: ¿Es broma? Casi voy regresando a casa con todo el peso de esta novedad inesperada. Cuando me sea óptimo ya pasando un tiempito y si quiero y necesito en algún momento, lo busco. Está bien que me des tu punto de vista, pero esta sugerencia viene de tu intranquilidad con mi situación. ¿Y por qué no necesitas tú uno que también estás teniendo esta experiencia a mi lado o vamos juntos?


6. Todo va a estar bien. En un ratito vas a estar como si nada hubiera sucedido y haciendo todo otra vez. Tú nada más pídele a Diosito.

R: Le rezo todos los días. ¿Todo estará bien? ¿Otra vez como antes y en un ratito? Estas secuelas no desaparecen de la nada. ¿Me lo prometes? Creo que una experiencia así no se olvida fácil y menos cuando a diario se vive ese desbalance y demás cosas físicas que quedan.


7. Ya mejor piensa positivo. Ánimo, échale ganas.

R: Qué fácil opinar y criticar cuando es ajeno a uno y como si no me levantara queriendo estar bien o no le le echara ganas. Con esto no me queda de otra y por eso estoy mejor.


8. ¿Por qué te cansas y te duele la cabeza tan seguido? Ya deja de decir que por el Cáncer.

R: ¿Cómo? No es adrede, es parte de haber pasado por todo este desgaste, dos operaciones de cerebro, y demás. En general hasta las cosas más simples cuestan más. Dan ganas de que hable contigo el Doctor o imprimir las investigaciones que revelan esto como los síntomas más comunes después de padecer Cáncer.


9. ¿Apoco todavía no puedes? Estás en casa y no tienes nada qué hacer, no trabajas. No te hagas la víctima…¿Se estará haciendo?

R: Qué mal comentario cuando no sabes. Es un prejuicio fuerte e hiriente; quisiera que entiendas que lo que viví no es cualquier cosa y puedo mucho, aunque no igual y a pesar de. Me desgasto mucho y me deprimo y da culpa el pensarme inútil y no solamente en mi mente. No me hago, sí fui víctima de esta enfermedad y no estoy al 100. Además, quedamos en que me ibas a apoyar en ciertas cosas hace tiempo y lo sigues esperando de mi parte. ¿Por qué no me ayudas?


10. Has cambiado desde que tuviste el Cáncer. Tienes que/Deberías de… servir mejor a tu familia… ir más a la Iglesia… hacer más y mejor ejercicio… estar tranquila…

R: Claro que he cambiado, mi vida ha cambiado…Hago lo posible. ¿Por qué me quieres imponer/cambiar/manipular?


Tips para ser un apoyo a alguien en adversidad:

  • Escuchar con apertura y paciencia para mantener la calma, estar atentos para comprender mejor.

  • Comunicar de manera clara y con palabras adecuadas para informar y entender. Desinformar puede contribuir a una mayor sensación de pánico. Si es posible seguir cerca para dar a entender que no está solo o sola.

  • Expresar qué es lo que puedes ofrecer hablando de manera sincera para no crear expectativas falsas.

  • Motivar con comentarios positivos, sin imponer o sugerir, y siendo consciente y empático de la necesidad del otro para que no todo sea desalentador.

  • Respetar los tiempos y humildemente estar, sin buscar culpables en los errores y reconociendo lo que es. Podrá ser tormentoso, mas también de la crisis surgen aprendizajes que llevan a cosas buenas.



Comentarios


bottom of page