top of page

Mujer, familia e igualdad


¿Pueden realmente hombres y mujeres llegar a una verdadera igualdad en el ámbito familiar?

Hace unas semanas una paciente me decía en consulta que cuando se convirtió en mamá se sintió desilusionada porque entendió que aunque es verdad que la mujer puede lograr lo que quiera, y que existen muchos hombres dispuestos a apoyar a su esposa, la crianza siempre terminará recayendo más en la mujer que en el hombre. Que es imposible que exista una igualdad de género de fondo.


¿Porqué sucede esto?, ¿qué factores influyen a que tantas mujeres se sientan así hoy en día?


  • Cultura Actual: La mujer ha trabajado durante toda la historia de la humanidad, sólo que ese trabajo era dentro de casa. Fue durante la Segunda Guerra Mundial que a falta de hombres, la mujer tuvo que continuar trabajando pero ahora fuera del hogar.


Cien años después, sigue existiendo en en el mundo la idea de que si quieres tener hijos bien educados, la mujer tiene que dedicarse completamente a ellos. Que no eres una buena mamá o hasta eres egoísta si quieres continuar ejerciendo tu profesión después de la maternidad.


Pero ¿qué pasa si las mujeres desean continuar trabajando?, ¿o si necesitan de ese ingreso para mantener y sacar adelante a su familia?, ¿qué tanto apoyo ofrece la sociedad a la familia?.


Existen algunas familias que cuentan con la ayuda de sus papás o suegros para que ambos puedan continuar con su carrera profesional después de la llegada de los hijos. Por ejemplo, en países como Italia, el gobierno entregará 1,200 euros a los abuelos o tíos que hayan ayudado durante la pandemia del 2020 a cuidar a los nietos o sobrinos. Y existen otros países en los que se les otorga un sueldo a los abuelos que cuidan de sus nietos. Pero en Latino América el tema de la mujer y su papel en el hogar ha hecho que muchas de ellas se enfrenten a comentarios de desaliento por parte de su familia como por ejemplo: “¿Vas a dejar de trabajar cuando te conviertas en mamá verdad?”o “No quiero que mi nieto crezca en una guardería”.


Si hablamos sobre el sistema educativo en México, podemos ver que no esta diseñado para que ambos padres de familia trabajen fuera de casa. Esto lo digo no sólo por los horarios de las escuelas, sino también por los partidos deportivos, clases extracurriculares, proyectos escolares etc. que exigen que sea un adulto el que gestione todo esto durante las tardes. Urge por lo mismo que en nuestro país se forme un “Instituto de la Familia” donde se promuevan leyes a favor de la familia; leyes que no sólo apoyen a la mujer sino también para que el hombre pueda ejercer su paternidad. Un instituto que abogue, entre otras cosas, para que la baja de maternidad y paternidad sea equitativa.


Por otro lado sabemos que para educar bien a los hijos, la calidad de tiempo con ellos es muy importante, pero para que haya calidad, también debe hacer cierta cantidad de tiempo. En este sentido la pandemia ha ayudado a que las empresas se den cuenta que existen algunos puestos de trabajo que pueden realizarse desde casa o en modalidad flexible. Han visto que no necesitas salir de trabajar a altas horas de la noche para ser productivo, y que si sus empleados tienen la parte familiar bien atendida, rendirán muchísimo más en lo laboral.


También la pandemia ha hecho que muchos hombres trabajen por primera vez desde su hogar. Esto ha permitido que estén más presentes en la vida de sus hijos y que valoren todo lo que implica el llevar una casa y la crianza de los hijos. Han podido vivir lo increíble que es ser una parte activa de la educación de los hijos y los beneficios que esto conlleva.


  • Mujer y maternidad: ¿Porqué muchas mujeres sienten que la crianza y educación de los hijos recae más en ellas que en sus esposos?


Lo primera razón es simple naturaleza. Aunque muchos hombres son papás comprometidos, la mujer es la que vive el embarazo en su cuerpo, la que amamanta al bebé, la que sufre cambios hormonales, secuelas del parto etc. Es por esto que algunas mamás resienten a sus parejas; les gustaría tener la misma independencia y libertad que ellos gozan. Sienten en el fondo que la vida que más ha cambiado ha sido la de ellas, y que las cosas no pueden ser equitativas por simple biología.

Por otra parte existe la presión de tener que ser ‘super mujer’; de tener que hacer todo a la perfección: casa, hijos, trabajo, matrimonio, vida social, cuerpo perfecto…Esa presión no sólo genera un ‘burnout’ sino también mucha culpabilidad. Culpabilidad que la mayoría de los hombres no siente.


Las mujeres se sienten culpables porque les encanta dedicarse a sólo ser mamás, se sienten culpables porque aman trabajar fuera de casa, se sienten culpables porque quisiera trabajar fuera de casa, se sienten culpables porque trabajan pero quisieran dedicarse sólo a sus hijos…


¿De dónde viene esta culpabilidad?, ¿por fallar?, ¿porqué no estoy cumpliendo con las expectativas de alguien más?, ¿porqué me exijo perfección?, ¿cuándo disfrutaremos del camino que elegimos?.


  • Mujer y Matrimonio: Una de las razones por las que el hombre no se involucra en la educación de los hijos, es porque la mujer actúa de portera. ¿A qué me refiero con esto? A que hay muchos papás que desean involucrarse y ser una parte activa de la crianza, pero su esposa critica, controla y mide su nivel de involucramiento. Esto provoca que muchos hombres se desesperen y acaben por desentenderse. “Si me van a estar criticando, pues que mejor lo haga ella”.


Por otro lado algunos hombres se escudan con que no saben cómo se hacen las cosas, con que tienen mucho trabajo, o simplemente creen que la mujer ya tiene buen apoyo y por lo tanto no necesita de él. Por estos motivos muchas mamás se frustran y sienten que le tienen que estar pidiendo ‘ayuda’ a su esposo para todo. ¿Porqué tengo que pedir ayuda?. ¿porqué se sienten super papás por hacer lo mínimo?.


Lo que quiere la mujer no es ayuda, sino que los hombres hagan lo que les corresponde por el simple hecho de ser el papá; por ser parte de una familia. Y no nada más por recibir ‘ayuda’ sino porque conocen también los beneficios que trae el que los hijos crezcan con un papá presente.


El problema en resumidas cuentas es que la mujer ha crecido muchísimo más en el ámbito laboral que lo que el hombre ha crecido en su involucramiento en el hogar.


Un desbalance que muchas parejas han logrado mediar, pero que para muchas otras todavía es un camino largo por recorrer.


¿Con qué sueño? Con que el trabajo de una mujer no sea visto como un hobby o como algo que no es importante si no genera los mismos ingresos que el del hombre. Sueño con que si una mujer falla no se le achaque a qué es porque trabaja. Sueño que cada vez existan más leyes que velen por las familias y su bienestar. Sueño con un sistema educativo que apoye el trabajo de ambos padres. Sueño que las mujeres no tengan que pedir permiso para tener tiempo para ellas. Sueño con papás que no se sientan culpables por salirse a buena hora de la oficina para llegar temprano a casa. Sueño que el ser mamá es lo mas valioso del mundo.



Conoce a Paty Villarreal Chavez

@amarapsicologia



留言


bottom of page