top of page

¿Son las escuelas y colegios aliados en promover la equidad de género?

Una mamá activista por la equidad de género se da a la tarea de investigar cómo los colegios de hoy están promoviendo o perpetuando los estereotipos de género.

Esto es lo que reflexionó de su búsqueda:

Ser mamá para mí ha sido una experiencia maravillosa, retadora, deslumbrante, desafiante, hermosa, agotadora, vibrante; me ha mostrado las infinitas capacidades que hay en mí, en mi cuerpo, en mi ser, en mi corazón, en toda mi persona. Y como familia la paternidad nos ha demostrado que somos un equipo fuerte, resiliente, capaz de aprender de cada miembro, con todo el amor del mundo para sostenernos y acompañarnos en la experiencia de la vida.


Y como en todas las familias requerimos una red de apoyo y aliados para el acompañamiento de tus hijos. Definitivamente todas las personas cambiamos en el tiempo y hace cinco años nuestras prioridades al buscar escuela para mis hijos no eran las mismas.


Hoy estoy firmemente convencida que es urgente que desde todas las trincheras seamos conscientes de la violencia de género en la que vivimos inmersos y que hombres y mujeres juntos somos responsables de tomar acción en nuestra vida cotidiana.


Entonces en mi compromiso con la igualdad de género, junto con mi familia hemos decidido que en nuestra misión de formar nuestros hijos como ciudadanos de bien, seres humanos en toda la extensión de la palabra, no podemos pasar por alto la necesidad de formarlos cuidando que no absorban los estereotipos de género con los que vivimos actualmente en la sociedad, en nuestra misma familia y en la familia extendida.


Pero qué creen, no vivimos en una burbuja, así que en nuestra búsqueda de colegio busco a aliados con esta misión o al menos con esta preocupación y que tengan interés y compromiso por ponerse en acción, así que en las entrevistas después de que me presentan los fabulosos modelos académicos, extracurriculares, instalaciones bellísimas y funcionales, les pregunto: “¿de qué manera evitan que se promuevan o perpetúen los estereotipos de género?”.


En realidad, no espero respuestas absolutas ni que pretendan tenerlo totalmente solucionado, sin embargo he encontrado:


  • Me reafirman que su programa en educación en valores es tan amplio que abarca “eso” también, si pido ejemplos, definitivamente no estamos hablando de lo mismo.


  • Solo dos personas han sido honestas y deciden que lo van a preguntar para no responder algo inadecuado.


  • Dudan lo que van a responder y mencionan que en su colegio se trata igual a niñas y niños, si pido ejemplos, reafirmo que no estamos en la misma línea.


  • Solo una refirió que esta era la primera vez que alguien le preguntaba esto y que no tienen algo particular sobre el tema pero que el colegio es abierto para abordar temas juntos. En realidad, ha sido la mejor respuesta.


Estas respuestas las recibo después de que en su exposición me decían cosas como: “la clase de baile para niñas”, “robótica para niños”. Que cuando cuestionaba por qué lo definían así, decían es que ningún niño se quiere inscribir a baile y a robótica si se inscriben niñas pero después de un tiempo se salen, ósea si esta abierto para que se inscriba quien quiera pero así es como pasa.


Claro vivimos en una sociedad y una cultura donde los mensajes implícitos limitan las opciones de mujeres y hombres, los estereotipos de género nos afectan a todas las personas pero por supuesto a las mujeres son a las que nos quita hasta la vida. Y lo que requiere de nosotros es hacer acciones afirmativas, incorporar la perspectiva de género, desmantelar nuestros propios estereotipos, etc.


Y si, me queda claro que Isaac Hernández no es el mejor bailarín del mundo porque en su colegio le dieron la opción y su entorno le daba meta mensajes “si eres niño y tu vocación es bailar, tienes el mismo derecho que cualquiera de seguir tu sueño, te apoyamos y te alentamos” sino porque viene de una familia de bailarines y desde ahí lo impulsaron. Y ¿sabían que a los 9 años es cuando empieza el mayor desinterés de las niñas por la ciencia, y que una de las causas es que de los 0 a los 5 años absorbieron información sobre los roles de género impuestos por la sociedad?


Así es, si bien la formación de mis hijos es nuestra responsabilidad (su papá y mía), pero el lugar donde pasarán la mitad del día definitivamente queremos que sea un aliado y no alguien con quien vamos a confrontarnos para avanzar en equipo.


Quiero que mis hijos, tus hijas y todos puedan vivir libres eligiendo su vocación y su profesión, que sean felices y se sumen por la igualdad de género desmontando los mitos y estereotipos de género, pero para eso necesito un colegio aliado, porque ahora es de mis prioridades.


Mi prioridad es que tomemos acción urgente, porque las mujeres somos la mitad del planeta y tenemos el mismo derecho solo por ser humanas. Sí sé que suena obvio, pero en realidad no vivimos así cuando la balanza de la desigualdad nos afecta más a nosotras.



Conoce a Agueda Gon

Co-fundadora de Her Safe Place y socia-fundadora de Camino Colectivo Hacia el Desarrollo Sostenible. Maestra en Administración Pública y Política Pública por la Escuela de Gobierno y Administración Pública del Tecnológico de Monterrey, con experiencia internacional en la Universidad de Deusto.

Tiene más de 12 años de experiencia en política pública con enfoque en el desarrollo social y desarrollo sostenible. Fue Gerente de Nodos estratégicos y Coordinadora de Vinculación Social en el Tecnológico de Monterrey, gestionando planes y metodologías para el desarrollo integral de las comunidades. Fue Coordinadora de Bienestar Social en el Municipio de San Pedro Garza García, diseño, implementó y evaluó un modelo integral de transformación barrial. Además, contribuyó a la innovación y mejora continua de los proyectos de Servicio Social de las ONG’s e impulsó iniciativas sociales estudiantiles en el Tecnológico de Monterrey. Colaboró como investigadora social en la Cátedra CEMEX-Tec. Co-creadora del “Proyecto Organizacional de Desarrollo Ejidal” en Dr. Arroyo, Nuevo León. Ha colaborado con ONU-Habitat en proyectos relacionados a la política de vivienda y el desarrollo sostenible de las ciudades en México. Además, es consejera en la iniciativa Crear Valor.



1 Comment


Muy interesante tu reflexión. Sin embargo creo que lo que planteas ya ha sido resuelto y demostrado en la paradoja nórdica. Es correcto y deseable que un colegio

ofrezca actividades para ambos sexos. Que las preferencias de cada niño no se adecúen a tus expectativas y las niñas escojan menos la

robótica es otro asunto. Son preferencias y ya. Déjenlos ser felices sin estas presiones de que tienen que “deconstruirse“ para elegir algo que en el fondo quizás no quieran.

Like
bottom of page