top of page

Menstruación Consciente, tarea de todos


¿Cómo puedo establecer una relación sana con la menstruación? ¿Cómo orientar a las niñas y adolescentes sobre este tema? ¿Cómo lo incorporamos con naturalidad a nuestra vida?

¡Hola! Soy la Dra. Marcela Córdova ginecóloga especialista en medicina reproductiva y fertilidad. En este mes de abril hablaremos de algo muy importante para nuestras niñas y adolescentes, el inicio de la menstruación.

Estaba viendo una película de estreno (siiii del 2020) y en una escena pasan a una estudiante, primer día en su nueva preparatoria, se mancha de sangre menstrual y recibe palabras de asco y burlas de sus compañeros, los maestros tampoco dieron apoyo, esta escena me impacto, ¿cómo aún en pleno 2020-2021 sigue existiendo este estigma con respecto a la menstruación?


¿Será que necesitamos abordar de manera consciente y más compasiva este relevante proceso que marca el inicio de la relación de las mujeres con las hormonas?

Cuando tuve mi primera menstruación, recuerdo que estaba emocionada, un poco confundida, pero apoyada por mi familia, con toda la información clara que debía tener, así que fue algo normalmente esperado. No tenía miedo o vergüenza, esos sentimientos no se contemplaban en mi panorama.


Posteriormente fui a la escuela, con mis “lycras” negras, siguiendo mi día normal. Y sí, todo iba normal, a fin de cuentas, era una niña con un cuerpo creciendo, biológicamente normal, un cambio natural, todo lo que me habían explicado como un proceso que iba a pasar. Hasta que fui al baño y tenía que cambiar mi toalla (en esa época no contábamos con copas menstruales o pantaletas absorbentes), al sacar el empaque colorido de mi toalla, mis compañeras me vieron con cara de ¡no, guarda eso! y mis compañeros con cara de espanto o hasta asco, ocasionando sentirme asustada, sin saber qué hacer y llenando de esas emociones que no contemplaba previamente: pena y vergüenza, opacando la normalidad del asunto y borrando la emoción inicial.


Entonces recordé como era menstruar todos esos años de secundaria, ponerte dos toallas, calzones especiales, shorts, lycras, medias, ropa oscura, etc. Y cada que te parabas temer una mancha, así que tus amigas te revisaban y tú las revisabas a ellas. Salir al baño como si estuvieras traficando algo o en una “bolsa especial” o escondidas en la chamarra y eran solo simples toallas o tampones. En resumen, sentirte incómoda, ¿incómoda de algo normal? ¿cómo por qué?

Paso el tiempo y realmente en mi casa y con mis amigas y amigos este tema no era sucio o penoso, conforme pasaron los años fue cambiando hasta llegar a tocarlo con naturalidad, pese a que pasaron los años, me agrada que el tiempo me llevará hasta aquí y poder ayudar, apoyar y hacerle ver a todas las mujeres que podemos tener una menstruación digna, un inicio respetado y saludable y, sobre todo, quitar el tabú, la pena y principalmente las burlas.

Enseñarles a nuestras niñas el cambio y el proceso de una manera natural, con amor propio, explicándoles ampliamente lo que es el proceso del ciclo menstrual femenino. Explicarles a nuestros niños que estos días son normales para las mujeres y enseñarles a respetar no solo a la menstruación, sino a la sexualidad y a la mujer completa.

Creemos aliados y apoyo.

Proveamos de herramientas a nuestras niñas para tener una menstruación digna, de seguridad para poder resolver sus dudas, acerquémoslas a un especialista en salud si hay dudas que no podamos resolver y lo más importante enseñémos la importancia del amor hacia su cuerpo.


En la actualidad tenemos muchas opciones para tener una menstruación cálida y sustentable, como los tampones, las toallas, toallas de tela, calzones menstruales, copa menstrual, etc. Además de remedios o medicamentos para disminuir cólicos o síntomas pre y menstruales.

¿Cómo podemos hacer un cambio real? ¿Hay manera de mejorar los días menstruales para nuestras hijas? ¡Claro que sí! tenemos todas las herramientas para poder quitar todos esos estigmas inculcados con respecto a la menstruación. Hay libros, pláticas, documentales y citas con el médico para poder acompañar de una manera agradable este proceso. Hablemos, con ellas y con ellos, con todos en casa. Generar empatía sólo nos hará más sólidos como sociedad.


Recordemos que la salud es integral, una mujer o niña sana y poderosa puede cuidar, vivir y amar, más y mejor.


Síguenos en nuestras redes, donde compartimos más consejos y recomendaciones: Facebook: Dra. Marcela J. Córdova C.

Instagram: dra.cordova_fertilidad


Commentaires


bottom of page